Quién está en línea

Tenemos 1 invitado conectado(s)

Nos visitan desde...

Nos han visitado

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy9
mod_vvisit_counterAyer363
mod_vvisit_counter.633
mod_vvisit_counter.4063
mod_vvisit_counter.11239
mod_vvisit_counter.12549
mod_vvisit_counterTotal1212570
Inicio Taller de escritura
Taller de escritura3 PDF Imprimir E-mail
Escrito por Elías   
Viernes, 07 de Febrero de 2014 21:48

 

Taller de escritura

El papel en blanco

 

 

En el Torre de los Herberos disfrutamos escribiendo e inventando, y cada día lo hacemos mejor. Desde esta  ventana queremos compartirlo con vosotros y nos encantaría que nos digáis qué os ha gustado más. ¡Escríbenos algún comentario!

Aquí tenéis textos de muchos de los cursos del instituto.

 

CORTO MALTÉS


Esta semana hemos transformado unas páginas de Volveremos a hablar de aquellos aventureros, del mítico cómic de Hugo Pratt Corto Maltés, en texto narrativo. Cada uno d elos tres tiene unas características narrativas distintas. ¡A ver si las descubres!

 

                           CORTO MALTÉS.

Cuando la marea decidió darnos una segunda oportunidad, llegamos al lugar donde todo inexperto marinero quería llegar, un lugar abandonado e inhóspito, un lugar de cuyo nombre no me acuerdo.

-¡Eh novato, venga junto a mí!- gritó mi nuevo capitán.

Aquella respetada persona era desconocida para mí aunque oí hablar de él cuando trabajaba en la bodega de un familiar suyo. Me dijeron que era una persona algo dura con los desconocidos, muy responsable y sobre todo valiente y con sangre fría.

-Dígame capitán, ¿A dónde nos dirigimos?- pregunté.

-No es de su incumbencia- respondió con un tono grosero.

En aquel momento me di cuenta de que todo lo que me habían contado sobre él era cierto y  me debía andar con cuidado para no meter la pata. Poco tiempo después, junto a su mano derecha el señor Robert, nos encontrábamos en el lugar donde se hallaba la calavera descrita en el transcurso del viaje por el capitán, una calavera algo peculiar, ya que en el interior de su cráneo atesoraba un catalejo de color negro y amarillo con los bordes muy oxidados y desquebrajados.

-¿De quién era la cabeza?- cuestionó Robert.

-Era de un sabelotodo que se había metido donde no le llaman- respondió el capitán mirándome a los ojos.

En ese momento el corazón me palpitó demasiado rápido.

De repente, Edward  el capitán, miró por el artilugio colocado en la frente de aquel pobre sabelotodo.

-Puedo ver el mismo tronco muerto de siempre, pero quizás, si excavo debajo, puede que encuentre lo que busco. Además, investigaré este lugar por si encuentro más pistas.

De nuevo me entraron ganas de preguntar por qué estábamos allí y qué estábamos buscando, pero mi sexto sentido actuó y gracias a él, no acabé como el hombre de la calavera.

 

Al cabo de un tiempo, mi capitán regresó de su inspección por el lugar con malas noticias.

-¡Chicos, no he hallado  ninguna prueba, pero pienso que la calavera y ese tronco tienen algo que ver con todo este enigma.

Entonces supe que aquel era el verdadero momento para preguntar el por qué estábamos allí.

-Mi capitán, ¿me podría decir el motivo de esta expedición? -pregunté.

-Joven marinero, por fin has aprendido algo, por fin preguntas con coherencia. Estamos aquí para encontrar un tesoro cuyo desconocido paradero llama la atención a muchos piratas, pero que solo uno puede encontrar, un tesoro oculto que solo se hallará con unas cartas llamadas los cuatro ases de póker.

Aquello me sonó a chino, todo me lo contó tan deprisa y con tan pocos detalles que me dejó un poco descolocado. De pronto, el capitán Edward sacó de su bolsillo izquierdo uno de los naipes procedente de Asia, ya que un contrabandista dice que se lo entregó.

-Este naipe está grabado en hueso de ballena, ya que este material no se puede destruir ni manipular.- aclaró el capitán.

-¿Y quién posee los demás ases?- cuestioné.

-Uno de ellos se encuentra en la famosa ciudad de Basse Terre en Saint Kitts, aunque los otros restantes están en paradero desconocido.- me respondió amablemente.

 

Los tres, junto a la tripulación nos dirigimos rumbo a Basse Terre para intentar recuperar el as que tiene una descendiente de Barracuda Sánchez, un antiguo pirata muerto en batalla que conquistó miles de territorios y cuyo apellido es respetado cientos de años después. El capitán Edward, por el camino, nos narró una historia en la que alguien apodado “Santo” escondió un barco y los cuatro piratas más famosos del momento tenían que encontrarlo, si alguno de ellos hacía lo propio se podía quedar con todo el botín. Luego, esta misma persona escondió los cuatro ases y a cada pirata le dio una indicación de la posición de estos. Las cartas desvelaban el lugar exacto del tesoro y si alguno lo hallaba se quedaría con todo. Por eso, la familia de Barracuda Sánchez tenía un naipe, porque su antepasado lo encontró. Uno de los piratas que también participaba en la competición era Teach Barbanegra, enormemente conocido por sus logros en el campo de batalla. La última noche de viaje estaba enfermo por lo que decidí irme pronto a descansar, a pesar de que en tan solo cuatro horas llegaríamos a nuestro preciado destino.

 

 

 

Para variar, el timón del barco se había estropeado en la llegada, por lo que me tendría que quedar a bordo en vez de acompañar al capitán a la casa de esa tal Ambigüedad De Poincy. Como aquel tema me interesaba, decidí escaquearme de mis principales labores y seguir a escondidas a Edward a la casa de aquella señorita.

-Buenos días, soy el comandante y capitán de barco Corto Maltés.- dijo Edward.

En ese momento me di cuenta de que me había estado engañando todo este tiempo, ya que su verdadero nombre no era ese, sino otro totalmente distinto.

-Buenos días, señor, soy Drake, el mayordomo de la señorita Ambigüedad De Poincy, y si desea hablar con ella, no es posible en este momento.- respondió.

-Déjelo pasar, Drake. He oído hablar del señor Corto Maltés demasiado y ya casi se hasta quién es.- dijo una voz femenina cuya procedencia no pude aclarar.

Edward entró en aquella lujosa casa y por la ventana de la sala de estar pude ver el interior de esta. Nunca antes vi algo tan espectacular. Aquello era asombroso y pensé que si encontrara ese tesoro podría hacerme con una similar.

-¿De qué me conoce, señorita?- preguntó Edward.

-Sus hazañas son muy conocidas aquí, señor, incluso existe un relato sobre como expulsó a los indígenas de las islas del golfo mejicano.- respondió aquella mujer.                                    

-¿Bueno, qué le trae por mis tierras, señor?- preguntó la mujer, interesada.

-Bien, como ya sabrá, uno de los piratas más conocidos de la historia era antepasado suyo.-dijo Edward.

-Sí, señor, era mi bisabuelo Barracuda Sánchez.-respondió ella.

-Pues ese antepasado suyo participó en una especie de competición, aunque a pesar de no obtener el premio obtuvo una de las piezas claves de este…

-¿Habla de los naipes de hueso de ballena?-interrumpió la señorita.

-Exactamente, creo que tiene constancia sobre el tema, así que, por favor, deme la carta que le pertenece para yo poder encontrar el tesoro y compartirlo con  usted.- dijo el capitán.

En ese momento, supe que el capitán engañaría a la bella e inocente dama, ya que aquel hombre no compartía ni un pellizco de pan.

-Acepto, así que le daré mi as que si mal no recuerdo es el de diamantes.-dijo ella.

En cuanto el naipe entró en contacto con la mano del capitán, decidí irme, ya que todo lo importante lo había escuchado a la perfección. A pesar de todo, me llamó una cosa mucho la atención y era que el capitán conocía muy bien la historia, incluso llegué a pensar que él tenía algo que ver con todo este misterio, además de haberme engañado con su nombre real.

José Luis Gallego, 4º ESO A

 

 

CORTO MALTÉS

 Después de tantos esfuerzos y largos viajes, nuestro protagonista, el comandante Corto Maltés, adquirió lo que andaba buscando, el objeto poco común llamado “as de diamantes”.

Con este, nuestro héroe ya poseía 2 de los 4 que existían de esa categoría, razón por la cual partió hacia su gran aventura junto a su hijo y su buen amigo.

 Nada más llegar a la isla donde nació toda la historia, el Sr Maltés se quedó quieto y sin dejar de observar el lugar dijo:

 -Ahí está la calavera, aunque un poco más calcificado que la última vez,

pero no debería suponer un problema ya que el catalejo que lo atraviesa sigue intacto.

 Al mirar por él, como ya suponía el comandante, se veía siempre el mismo viejo tronco muerto.

Rápidamente se puso a excavar en torno al frágil tronco y por toda la zona de alrededor, sin embargo no pudo encontrar nada.

 -¡Espera!, la calavera con el catalejo y el túmulo de piedra forman una especie de enigma- dijo el comandante.

 -¿Y qué hay debajo del túmulo?- Preguntó su hijo entusiasmado.

 Después de largos 30 segundos de silencio, respondió:

 -No lo sé, pero lo que sí sé es que es algo muy valioso, ya que está enterrado. Además mira lo que tengo.

 

Entonces este le enseña un as de tréboles grabado en hueso de ballena.

Con ese existen cuatro ases de póquer grabados en hueso de ballena que reunidos, dan la solución para encontrar el tesoro.

 -¿Quién tiene los otros ases?- Volvió a preguntar el hijo.

 -Uno de ellos lo posee una descendiente de Barracuda Sánchez, que vive en Basse Terre, en Saint Kitts- respondió su padre mientras se acercaban al velero que utilizarían para dirigirse hasta donde se encuentra Barracuda.

 Mientras el grupo descansaba feliz de su largo viaje, el comandante intentó contarle a su hijo una historia relacionada con el mismo tesoro que ellos buscaban, pero su mala memoria se lo impedía.

 De repente, saltó su fiel amigo y resolvió aquel problema:

 -Recuerdo esa historia, el santo escondió el barco y los cuatro piratas tenían que encontrarlo. El que lo encontrara se quedaría con todo, algo así como una competición con premio para el mejor.

El santo grabó en los naipes de hueso de ballena las indicaciones precisas para hallar el oro. ¿Me equivoco?

 -No, además después escondió los naipes en cuatro sitios diferentes, y a cada uno de los aventureros le dio instrucciones para encontrar los ases. Entonces se inició una caza del tesoro que dura hasta hoy.

 Después de varios días llegaron a Basse Terre en Saint Kitts para ver y conversar con la descendiente directa de Barracuda: la señorita Ambigüedad de Poincy. Ella poseía un as del santo.

 Al llegar a la casa no parecía haber nadie, hasta que de ella salió un mayordomo bastante elegante.

 Con educación y bien firme se dirigió el comandante hacia él:

 -Buenos días, soy el comandante Corto Maltés y deseaba hablar con la señorita Ambigüedad de Poincy.

 -No te preocupes Drake, conozco de oídas al señor Corto Maltés. Pase por favor- se escuchó desde el interior de la casa.

 

En ella se encontraba la señorita Poincy y, con mucho gusto, esta le pidió, por favor, que pasara.

 Después de una larga conversación entre ellos, nuestro protagonista consiguió el famoso as de diamantes y, sobre todo, gracias a la generosidad de la señorita Barracuda.

 Rafael Romero, 4ºESO A

 

 

  

 

 

EL ROMANCE

  • 17 de mayo de 2014

Los alumnos de 1º de bachillerato han escrito en forma de romance una noticia encontrada en el periódico. El ejercicio ha sido divertido y el resultado lo podéis ver aquí. ¡Enhorabuna  todos!

 

 

AMAR ES MORIR

 Ellos desayunaban juntos

 como desde el primer día.

 Por la mañana temprano

 tomaban una sangría.

 Helen se llamaba ella,

 más de noventa tenía

 y hasta la muerte a su hombre

 con gusto acompañaría.

 Por ser lo que más amaba

 a él siempre le ayudaría.

 Pero de hace tres semanas

 frágil Helen se sentía

 y como ella enferma estaba

 un domingo fallecía.

 A la mañana siguiente

 su marido igual lo hacía

 y ni quince horas pasaron

 cuando esto sucedía.

 Pero esto no era de asombro.

 Pues su hija ya decía:

 Cuando uno ya se fuera,

 el otro también lo haría.

Charo Orozco y Carmen Latorre 1º Bachillerato.

 

DEL AMOR AL ODIO

Una tarde gris en Chile

una mujer desdichada

se enoja con su marido

al verlo con su fulana.

Él estaba muy borracho

Y dijo muy enfadada:

-Me has robado mi dinero,

para gastártelo en faldas.

-Lo siento mucho mi vida

borracho yo me encontraba.

La mujer cogió un cuchillo

y a su marido mataba,

lo cocinó en una olla

y echarlo al bosque intentaba.

Cuando vio que no podía

temiendo ser acusada

se fue a la comisaría

y allí la vio la psiquiatra

-Usted debe ir a la cárcel

pues tienes la mente sana.

-Que me juzguen como quieran

no me arrepiento de nada.

 

Irene Tinoco, Laura González y Roció Sánchez 1º Bach.

 

El parricida de Dos Hermanas

 Luis Miguel Briz Torrico

 el día de Andalucía

 asesino a su familia

 demostrando alevosía

 en su casa los mato

 con cuchillo a sangre fría

 comenzando por su hermana

 que sin mas degollaría

 después llego a su madre

 a la que apuñalaría

 terminando por su padre

 que ya se lo esperaría

 y tras veinte cuchilladas

 sin aire lo dejaría

 y como al final Briz dijo

 en paz el se sentiría

 tras esto finalizo

 lo que en la carta escribía

 en la cual confeso

 que él solo se defendería

 Antonio De Los Santos Pérez, Teresa López García y Antonio Manuel Prior 1º Bach.

 

El Perfume

De nombre Jean Batipste,

joven de origen francés,

abandonado a su suerte,

por una fría mujer.

Fue criado en un orfanato,

un lugar húmedo y cruel,

donde con pocos amigos,

pudo sobrevivir el.

Por ese triste motivo,

decidió irse con Terrier,

avaro y manipulador,

que dinero quiso tener.

Mandándolo a un perfumista,

algo descubrió el joven Jean,

que su olfato prodigioso,

provocaría extrañez.

 

Caminando por Paris

olio una esencia él,

de fuerte olor y belleza,

que lo llevo a enloquecer.

Ese aroma le llevo

a una delicado ser

pero el mucho lo pensó,

dejar a ella florecer.

De nuevo vuelve a olerla,

como nunca pudo él,

su tersa pie blanca,

y sus cabellos color miel.

Decidió a ella matar,

para así poder tener,

el aroma de su cuerpo,

impregnado en su piel.

 


Yolanda, Estela y Marina 1º Bach.

 

Ferry Mortal

Partían los coreanos

en un ferry a la mar,

en él se encuentra Kim Jung-Hwa

cuyo final escrito está.

En medio de las heladas

y tormentosas aguas

la nave empieza a zozobrar

los pasajeros, absortos,

ven su vida terminar.

Mal halla la tripulación

cobarde y vil que, a suerte,

los abandonó.

Presagiando su final,

Kim Jung-Hwa una llamada

a su madre hará.

“‒Madre, por mi reza

y por los demás, el barco

pues a la deriva va.”

Su madre triste, rezando,

espera, sin esperanza,

como los demás, pues

a sus seres queridos

quieren poder abrazar.

Aunque las fautas noticias,

comunican que, quizá, los

hagan desaparecer el

embravecido mar y pues

no los encontrarán jamás

Nieves Carrasco, Estefanía Bernal y Rocío M. Rodríguez 1º Bach.

 

YA ME HE CANSADO

En una calle de Huelva

sentado en el Bar Melado

con la vigésima copa

y con cara de malo

hallábase el malhechor

que presto se fue al rato

emprendió el camino largo

y llegó dando un portazo

a su casa donde estaba

su mujer que había llorado

el malhechor le gritó

al verla hablar con Paco

su vecino del séptimo

Ella se retiró a un lado

-¿Dónde vas hija de puta?

¿Qué cojones has hablado?

-¡Estoy cansada de ti!

Yo ya mucho he callado

-¡te voy a matar cabrona!

Al escuchar esto Paco

Entró en la casa veloz

y la salvó cual Espartaco.

Rafael Juan Haro, Juan Luis Ortega, Jesús Delgado Lucena 1º Bachillerato.

 

 

 

EL TEXTO DRAMÁTICO

 

  • 18 de marzo de 2014

 

Esta semana hemos transformado un texto narrativo en uno teatral o dramático. Leímos el cuento XXXIV Lo que sucedió a un ciego que llevaba a otro,  de la colección medieval de cuentos de Don Juan Manuel El conde Lucanor. Los resultados han sido muy satisfactorios y aquí tenéis algunos realmente bien escritos. ¡Enhorabuena chavales!:

alt

Lo que sucedió a un ciego que llevaba a otro.

 (se abre el telón y vemos a gente pasando por la calle, de pronto vemos a Gabriel un ciego que entra en escena y se siente enfrente del escaparate de una tienda, algo preocupado y enfadado)

  GABRIEL: vaya tela, me llevo todo el día andando por las calles en busca de algún dinerillo y la gente cada vez esta mas tacaña, toda la culpa la tiene Rajoy con tantos recortes cada vez menos y menos a saber a donde vamos a llegar que ya hasta reírnos nos va a costar dinero.

  (disgustado se levanta del suelo y sigue caminando por la calle de pronto tropieza con algo y case se cae y escucha un grito de dolor)

  DANIEL:¡ay! Tenga usted cuidado por donde camina que seré ciego pero todavía tengo los demás sentidos perfectos.

  GABRIEL: uy.. lo siento señor yo también soy ciego y vine a ver si podía conseguir algo de limosna pero que va, llevo todo el día y ni tan solo un céntimo.

  DANI: te compadezco, yo también pido limosna y estoy harto de probarlo todo.. mira me he puesto a cantar, a bailar sevillanas, a contar chistes y nada mi sombrero mas vacío que la cartilla del banco.

  GABRIEL: pues si.. y por cierto ¿como te llamas?

  DANI:Me llamo Daniel ¿y tu?

  GABREL: yo Gabriel, bueno Daniel tal y como te iba contando los ciegos no se por que pero por lo menos en esta ciudad a este ritmo no conseguiremos nada.

  DANIEL: bueno Gabi yo conozco otro pueblo cerca de aquí y allí comentan que a los pobres que piden por las calles les dan dinero, ademas el camino de aquí a allí me lo conozco de memoria como la palma de mi mano,es el camino de los bosques oscuros.

  (Gabriel con el semblante extraño y pensativo)

  GABRIEL:hombre sinceramente ese camino te lo conocerás como tu quieras pero en verdad es muy peligroso andar por allí y hay que tener los ojos muy abiertos y como comprenderás de vista no andamos muy bien.

 (Daniel despistado con una mosca que no le dejaba tranquilo..)

  DANIEL: Ya, pero venga ya, prefieres quedarte aquí y morir de hambre sin tener nada, el que no arriesga no gana y yo si fuera tu aceptaría mi petición esta oportunidad es única, piénsalo.. piensa en como te cambiaría la vida

  GABI: Es cierto llevas razón, pues entonces a que esperamos.. marchemos ya.

  (Daniel ilusionado y entusiasmado se levanta del suelo y emprenden camino)

  DANI: ¡Vayámonos¡

  (en la mitad del camino)

  GABI: Daniel ¿Oíste eso? he escuchado ruidos creo que alguien nos persigue..

  (de pronto aparecieron un grupo de asaltantes y pararon desprevenidamente a Daniel y Gabriel )

  LADRÓN1:alto¡ manos arriba¡ o disparo¡ la bolsa o la vida?

  DANIEL: pues llévate la vida, por que la bolsa ta mu mala.

  (Gabi y Dina estaban asustados y temblándoles el cuerpo le dieron las cosas de valor que tenían)

  LADRÓN2: Mira ,mira.... si son tan solo dos ciegos que van solitos ¿a donde os dirigís?

  DANI: y a ti que te importa..

  (el ladrón movido por la ira le apunto con la pistola y le disparó en la rodilla)

  LADRÓN 2: La próxima tendré mas puntería y te mandare a el otro barrio.

  GABI: Bueno ya tenéis las cosas de valor lo tenéis todos podéis dejarnos en paz continuar nuestro camino al pueblo..ya de una vez.

  LADRÓN1: Tu no eres nadie para mandarme y decirme lo que tengo que hacer¿te enteras?

  DANI: ¡eh! tu a mi amigo le hablas con respeto vale .

  (el ladrón cogió la pistola y le pego un tiro en el corazón y lo mató, Gabi ante los ruidos intentó salir corriendo pero el ladrón se dio cuenta y le disparó. Al final murieron ambos amigos)

  Yolanda Salguero Cala. 2º A

 

Lo que sucedió a un ciego que llevaba a otro.

(Dos ciegos se encontraron en una calle desastrosa y con muchos caballos. Uno con chaleco y pantalón roto y el otro llevaba ropa bonita que se había encontrado en la calle).

 CIEGO1:Amigo ciego, vámonos los dos a otra ciudad donde podamos ser felices, pidiéndole a Dios podemos sostenernos. Yo me sé el camino como la palma de mano.

 CIEGO2:Creo, amigo mio, que tendrás que recorrer tu solo ese camino porque yo no voy a ir contigo.

 CIEGO1: Pero, ¿me vas a dejar solo?

 CIEGO2:Lo siento mucho, pero es que le tengo pánico a ese camino.

 CIEGO1:No temas, yo te cuidaré.

 CIEGO2:Pues vale, iré, por ti, amigo mio, haré todo lo que esté en mi mano.

 (Los dos andando por el camino)

 CIEGO1:Me alegro de que te hayas venido conmigo, estoy que no me lo creo.

 CIEGO2:Yo también.

 CIEGO1:¡Cuidado por ahí!

 CIEGO2:Vale.

 CIEGO1:Amigo, que me caigo, ayúdame.

 CIEGO2:Agárrate, voy paya.

 (El ciego1 se cayó en un agujero y murió)

 CIEGO2:¿Ahora que voy a hacer yo solo?

 CIEGO2:Iré a la otra ciudad y cumpliré el sueño de mi amigoooooooooo.

(Cayendo por el mismo agujero).

 

Ali Chobani. 2ºC

 

Lo que sucedió a un ciego que llevaba a otro.

ACTO 1

  PERSONAJES: CIEGO 1, CIEGO 2.

 Un pobre ciego, con ropa sucia, sin casa, y sin su bastón se encuentra a otro ciego también pobre que vivía debajo de un puente. No pasaban personas, el día estaba nublado y la acción empezó a las diez de la mañana.

  CIEGO 1: Amigo, me han hablado, unos compañeros de cama extranjeros, que tras las montañas de esta nuestra ciudad, se encuentra una de las más humildes ciudades de nuestro condado.

 CIEGO 2: Compañero, no se si podré llegar a esa ciudad de la que me hablas, porque si dejo todas mis pertenencias a merced de las gente me las robarán y entonces es cuando tocaré fondo.

Además, no se por donde queda esa ciudad.

 CIEGO 1: Yo te guiaré, conozco el camino como la palma de mi mano, lo único que hay de peligroso es que en el camino se encuentran tramos peligrosos como pozos, ríos y barrancos.

 CIEGO 2: ¿De qué viviremos cuando lleguemos?

 CIEGO 1: Viviremos pidiendo de Dios, nos darán algunas limosnas cuando lo necesitemos y dormiremos en los monasterios de los monjes.

(moviéndose de lado a lado).

 CIEGO 2: Acepto, partiremos esta misma tarde.

 

ACTO 2.

  Los dos ciegos parten a las seis de la tarde, el tiempo sigue nublado, no hay personas en el camino, tienen la misma ropa, llevan a cuestas el equipaje y el paisaje es montañoso.

 CIEGO 1: Ya noto con mis sentidos disponibles que vamos llegando a un lugar dificultoso y hemos de pasarlo con cuidado para no hacernos daño alguno. ¡Cómo pesa el equipaje, viejo amigo!

 CIEGO 2: Pesa bastante pero seguro que merece la pena soportarlo

(Está sudando).

 CIEGO 1: Ahhhhhhh!!!!!.

 CIEGO 2: ¡Qué le ocurre compañero!

Ahhhhhhh!!!!!.

 (Finalmente y para desgracia de estos dos ciegos, cayeron en un gran pozo sin fin y ambos murieron).

José Luis Gallego Espada. 2ºC 

 

 

 

EL TEXTO NARRATIVO

  • 6 DE MARZO DE 2014

En Groenlandia encontramos una ciudad muy singular. ¿Cómo será la vida allí?

Moriusaq es un pequeño asentamiento que cuenta con 2 habitantes en la municipalidad de Qaasuitsup, en el norte de Groenlandia, a unoskm de la Base aérea de Thule. Es una buena zona para la caza de pescado, focas y osos polares. Moriusaq ofrece a sus pobladores retransmisiones directas de televisión radio, teléfonos privados y una pequeña planta electrógena. Moriusaq tiene una tienda pequeña, escuela propia, iglesia y biblioteca. Cada año, un médico y un dentista visitan este pueblo.

alt

 

Texto narrativo de Moriusaq.

 

     Cuando llegué a aquel alejado, solitario, poco colorido y misterioso lugar, un escalofrío, de pies a cabeza, me sacudió de forma contundente.

 A lo lejos, divisé a dos personas que me miraban extrañadas por aquel suceso tan extraño, habían visto a un visitante desconocido.

 Hacía frío y ellos estaban arropados con largos pelajes de oso polar.

 Al cabo de un largo, profundo e interminable tiempo, aquellas personas se acercaron a mí con cara extrañada, hablaron entre sí y yo, pues no los entendí así que cogí mis pertenencias y me instalé en la única casa que encontré.

Uno de ellos me siguió y entonces sí empezó a hablar en mi idioma.

 Se llamaba Johan, era alemán, pero sabía y muy bien hablar inglés, mientras que su acompañante Kroös, que era alemán también, no sabía ni casi hablar su idioma.

 Me explicó porque ellos eran solo dos allí y que iban todos los días a una base aérea que estaba a unos treinta kilómetros de aquel diminuto asentamiento para obtener información de si venía alguien o no para rescatarlos.

 Me habló de cómo ellos vivían en la miseria, pasando frío en las gélidas noches de invierno.

 Además fuimos a pescar focas, una tarea nada fácil de realiza y que casi me cuesta la vida, pero una experiencia imaginable. Moriusaq cuenta con todo tipo de lugares en los que se reza, se bebe, hasta de compra y una vez al año, aparecen por aquellas sombras dos personas querida que los revisan de pies a cabeza.

 Cuando me fui de allí, un recuerdo poco peculiar me vino a la cabeza y era que yo había sido el causante de que aquellas dos personas estuvieran allí solas sin ningún familiar y amigo.

 

José Luis Gallego Espada  2ºC.

 

 

Un día en Moriusaq

El día a día en Moriusaq es muy duro, dímelo a mí, que vivo aquí desde que tengo uso de razón.

Durante la jornada, el gélido aliento de la ventisca ártica se cierne sobre mí y mi aliado, el único que reside en esta aldea asociándose conmigo. Juntos bregamos con nuestros oficios como si estuviésemos fusionados, todo lo obramos unidos desde que nos conocimos.

Al alba, resplandecen los rayos celestiales sobre los carámbanos de hielo, restos de una noche glacial y sin vida.

Las mañanas son muy simples, lo típico: levantarse; lavarse la cara y los dientes; vestirse; peinarse; recoger un poco; excepto por el desayuno, ya que tenemos que cruzar medio pueblo para ir a un bufé situado a varios kilómetros de distancia, por lo que recorremos casi todo el poblado, ya que desayunar en tu propia morada está prohibido, según las leyes. Tenemos el inconveniente de que no tenemos agua potable y también debemos atravesar las estrechas calles del barrio, hasta llegar al pozo. Quedo con David siempre a las siete de la mañana frente a la insignificante escuela abandonada, contigua a la vieja iglesia, a la que acudimos los domingos. Y os preguntaréis, si sois los únicos pobladores de aquel lugar ¿quién atiende los lugares de ocio? Pues bien, aunque no lo parezca y suene a trola, los animales de este inhóspito lugar, a causa del frío, han desarrollado una multitud de nuevas habilidades, una de ellas la inteligencia. Entre mi compañero y yo, comenzamos dándoles clase a los osos polares, cosa que nadie había hecho antes, fue tal el resultado, que los propios plantígrados nos sustituyeron. Estos son ahora los que controlan la villa.

Una vez acabado el desayuno, volvemos a nuestra metrópolis e iniciamos nuestro cometido para conseguir la manutención del día. Nosotros sólo apresamos a cierto tipo de peces, ya que algunos están en peligro de extinción y sólo se encuentran en esta zona.

Al finalizar la jornada laboral, tenemos toda la tarde libre, por lo que nos dedicamos a patinar sobre hielo, hacer peleas de bolas de nieve, etc., como en la infancia. Por la noche como no tenemos electricidad sólo podemos alumbrarnos con la luz de las estrellas.

Y así es un día en mi vida.

 Miryam Martín Robles 2º C

 

 

Moriusaq

 

Moriusaq, en Groenlandia es aquel pequeño asentamiento donde solo viven dos habitantes, a unos treinta kilómetros de la Base aérea de Thule.

 Uno de los habitantes se llama Rosario Parrales Josú y por difícil que parezca, Rosario ¡ es un hombre y no una mujer! y el otro se llama Charlie Donald Wuaterson.

 La ciudad es una buena zona para cazar pescado, focas y osos polares. Esta tiene una tienda pequeña, escuela propia, iglesia y biblioteca.

 Aún que parezca una tontería en la tienda Rosario es el dependiente y Charlie, el cliente a pesar de que la mercancía la cazan los dos, en la iglesia Rosario es el cura y Charlie es el fiel que va a misa, lo mejor la biblioteca, ya que no tienen que pagar, cogen un libro cuando quieren y la escuela propia la tienen para hacer bulto, porque ``haber no había´´. Venía un médico y un dentista cada año. Aquí a demás están prohibidas las leyes como:

 -No pisar el césped, aunque no hubiese.

 -No cazar tal especie por estar protegidas.

 -No poner la estufa alta porque se podrían fundir los casquetes polares.

 Simplemente no hay leyes. ¿Os preguntareis como sé todo esto? Lo sé porque Charlie era yo.

 Un día fuimos a cazar los dos en barco en el Océano Glaciar Ártico y de pronto apareció una enorme ballena que nos intentó comer, bueno intentar no es la mejor palabra ya que se murió en el intento, literalmente porque al comerse medio barco se atragantó, me imagino. Lo raro era ¡qué hacía una ballena intentando comerse a una persona!

 Al final el barco obviamente al faltar la mitad, empezó a hundirse y Rosario como era muy religioso comenzó a rezar el ``Padre Nuestro´´ en vez de encontrar la forma de sobrevivir como hacía yo. Dos minutos después vi como se movía el agua y me di cuenta de que era un barco muy grande y en efecto así era. Era un petrolero que nos rescató.

  Christian Lozano Ligero 2ºC

 

LA DESCRIPCIÓN LITERARIA

 

  • 23 de mayo de 2014

Desde la niebla...

alt

 

 

 

PAISAJE FANTASMAL

 

La niebla, un blanquecino, humedecido y escalofriante humo, que no hace la vista opaca, envuelve la vegetación que hay tras ella.

 Justo abajo, una curvada, húmeda y peligrosa pasarela no abre camino hacia un mundo desconocido que tal vez, nos dará otra oportunidad en la vida.

 Un ser extraño, desconcertante y tenebroso nos espera en su centro, pero no se conoce que va a pasar con nosotros.

 A sus lados, una vegetación infértil, poco colorida y de adorno, observa como vamos a ser testigos de aquel ser era el más raro nunca conocido.

 

José Luis Gallego Espada 2ºC.

 

 

 

  • 20 de marzo de 2014

La paloma vigila la calle desde su atalaya...

 Paloma

Descripción de la paloma

En una calle muy silenciosa estaba yo pasando y me encontré una paloma posada en un balcón desamparado. Enfrente de aquel balcón abandonado, se encuentra el Día que es donde yo iba para hacer unas compras para mi tía. Frente al supermercado podía observar siete bolardos quietos como estatuas. Aquella paloma vuela más rápido que el viento, frío como la nieve. Los duros bolardos descansan en la carretera ancha y descolorida. Frente al Día, hacen fila cuatro coches vagos, todos grises menos uno rojo. Aquel día bochornoso de invierno realicé los deberes en casa de mi abuela.

Miguel Parra 1ºD

  • 4 DE MARZO DE 2014

Con el frío del invierno nos han visitado estos simpáticos animales.

alt

Pingüineando

El mar, solitario y misterioso, parece como si se los ragase para no verlos más, también los alimenta. Tienen unas aletas laterales flexibles y potentes que, además de dirigir, también vuelan. Su pico afilado afilado y puntiagudo le ayuda a cazar. Su cuerpo, un smoking elegante y colorido es un impermeable que lo protege del frío y del agua. Las burbujas que bailan a su alrededor simbolizan su felicidad en casa.

Adrián Herrera 2º C

Novios camino al altar

Pingüino, el elegante y majestuoso animal que vuela surcando los siete mares en buasca de su sustento. Su colorida piel blanca y negra parece sacada de una película antigua, y, a flecha anaranjada, sobresaliente de su diminuta cabeza, desafía a sus presas sin compasión. Ese insondable mar posee la cualidad de  darle vida a las sirenas que bailan a su son, tan profundo como infinito es el universo, sin un final al que llegar;miles de extrañas especies sin identificar bajo él se encuentran. Las burbujeantes esferas de cristal marcan el paso de los novios dirigiéndose hacia el altar, peleándose por conseguir a la mejor dama.

Miryam Martín Robles 2ºC

 

  • 17 DE FEBRERO DE 2014

Sin permiso, se coló en clase un moscardón que, con su zumbido y movimientos desordenados, captó la atención de todos. Aprovechamos para aliarnos  a nuestro inofensivo enemigo y este es el resultado.

alt

La mosca
La mosca, ese desagradable insecto que nos rodea día a día con sus profundos e intimidantes ojos, captan a su presa, frotando sus patas como si estuviera maquinando un plan diabólico, la enfoca y observa para lanzarse sobre ella, desafiante, en el momento adecuado, localiza a la indefensa y le absorve las fuerzas. Su leve aleteo silencioso, cual buen espía, le sirve para desplazarse sigilosamente sin que nadie la detecte. Asomando de su diminuta cabeza se encuentran las antenas que informan a los demás de lo ocurrido a sus alrededores, como si fuera una presentadora de televisión.

Myriam Martín Robles 2ºC

La mosca singular

La mosca vuela con sus ruidosas pero transparentes alas, camina con sus hilos de negro color, intimida a sus adversarios con su mirada que expulsa fuego, piensa cómo atraer al objetivo sin hacer el más minúsculo ruido, asoma las antenas como si habláramos de alguien asomándose a un barranco para recibir información de su presa más cercana, corre como si no hubiera un mañana, sin pensar en el futuro y se defiende para poder vivir.

Así es la mosca y como ella sólo hay una.

José Luis Gallego Espada 2ºC

 

  • 10 DE FEBRERO DE 2014

Esta semana elegimos estas dos descripciones: Lucía escogió un paisaje natural entre árboles y Samara, el tranquilo rincón de un pueblecito. Aquí están sus textos.

 

Entre los árboles silenciosos

En el bosque, los árboles silenciosos permanecen quietos como estatuas, verdes como una manzana. Los excursionistas contemplan el paisaje, pasan por un largo camino.La brisa atrae a los pajarillos marrones como el tronco de un árbol. En ese bosque se respira paz y frescura.

Lucía Vargas Fernández. 1º D

 alt

 

 

El arco de mi casa

Por la ventana de mi cuarto, puedo ver un enorme arco que sujeta la pared de mi casa y la de mi vecino. Además de eso, también una enorme ventana limpia, amplia, luminosa y con unos largos barrotes marrones descansa sobre la pared de Juan. Al fondo del arco, un extenso llano que parece un desierto con pequeños matorrales y algún que otro perro paseando por allí, y muy en tercer plano se ve como si una ciudad naciera de la nada.

Samara Vargas Blázquez. 1º C

alt

 

Última actualización el Viernes, 12 de Febrero de 2016 10:40
 
 
colabora
pasen1
ppd
 
 

Actualidad-Última hora

El Tiempo

tiempo Dos Hermanas

Novedades Educación

Cómo ayudar a mi hijo en los estudios

 

ayudar

Pulsa en la imagen para acceder al contenido

Campaña de Reciclaje

Mochila Digital

mochila20digitalAccede desde aquí a todos los contenidos de la

Mochila Digital,

más de 4 GB de información, programas, recursos

y manuales para el uso de las TIC

Otertas de empleo Dos Hermanas

Main page Contacts Search Contacts Search